Seguros de vida deducibles

  • por

Los seguros de vida deducibles suelen ser los contratados por las empresas para sus empleados. Los autónomos que no se estén deduciendo un seguro médico, también pueden deducirse el seguro de vida, con el máximo de 500€ al año.

Otros seguros de vida deducibles serían los que incluyen plan de ahorro, ya que se podrían deducir como si planes de pensiones fueran, pero con un máximo de 10.000 € para las personas menores de 50 años, y de 12.500€ para las mayores de 50 años.

El ejemplo más fácil para deducir un seguro de vida

Supongamos que una empresa que quiera incorporar, entre sus gastos, los seguros de vida deducibles. Lo ideal será que a sus empleados más importantes, eficientes o estratégicos, se les suscriba una póliza de vida. Dicha póliza tendrá que «detallarse» en su nómina, cómo retribución en especie.

Imaginemos que dicha empresa solamente tiene un ingreso de 100.000,00€, y un gasto de 50.000€. En ese caso hipotético tendrá que pagar impuestos sobre 50.000,00 Euros, es decir, sobre el resultado (Ingresos – Gatos). Si a 10 empleados les hubiera «pagado» un seguro de vida de 500€ al año, el resultado final de la empresa habría sido de 45.000€, y pagaría impuestos solamente sobre esos 45.000€. Si para el IS (Impuesto de Sociedades) está pagando un 25%, el ahorro fiscal será de 1.250,00€. El empleado, además, también notará un ahorro cuándo pague su IRPF.